Actualizaciones:

Este Blog te ofrece cada tres días una nueva nota, con material original, escrito y producido en su totalidad por el equipo de Rebrote.



Escribí aquí debajo el tema o autor que estás buscando en este blog.

jueves, 26 de noviembre de 2009

De Puño y Letra (4):Gustavo Trigo

Documento inédito exclusivo: el texto completo escrito de puño y letra por el artista Gustavo Trigo.


Un día le pidieron a Gustavo Trigo que escribiera un texto sobre su magnífica historieta
"Guerra de los Antartes".
Ese documento pasó por el tamiz lógico de una corrección antes de terminar siendo publicado como uno de los dos prólogos que tiene el hermoso libro editado por Colihue con todas las tiras conocidas de esta historieta escrita por Oesterheld.
La "correcta corrección" sintáctica y ortográfica (que no se quién la hizo, aunque supongo que no fue el propio Trigo)se llevó parte de la frescura del texto original, la voz misma del artista -que de cualquier modo, subyace en ellas- y también trajo a cambio una cierta liviandad al preferir -por ejemplo- palabras como "bar" a la más rea "boliche",que apuntaba Trigo en el original de puño y letra. El texto final gana en precisión pero pierde fuerza, bronca y ganas.Esas,con las que Trigo escribe, como verán a continuación leyendo el texto original de puño y letra y comparándolo con la versión publicada. Donde se reemplaza el cariñoso "Germán" (segundo nombre de HGO y como lo llamaba Trigo) por el mas distante "Oesterheld", tal vez para que el lector sepa de quién se está hablando.


Hace diez años fallecía Gustavo Trigo. Rebrote lo evoca de esta forma sencilla, transcribiendo a continuación y por primera vez el texto que este artista escribiera originalmente. Lo que nos permite ver en las imágenes adjuntas, de paso, la impronta del artista. Su trazo particular.




"Cordura terrestre, punto, punto, punto. Magnanimidad Antarte, Punto, punto, Germán me dictaba las últimas tiras desde un teléfono público, mientras rompía, de a cachitos, el pan Felipe que le deformaba el bolsillo.Todavía me veo anotando sobre la repisa, en el noveno "C" de la calle Honduras. Sólo textos y diálogos, la descripción de la viñeta importaba bien poco - era libre- pues sabía de sobra donde estaba la guarida del Coya, sabía de las paredes húmedas cubiertas de afiches, y también que allá afuera los jefes de la resistencia encamionaban a los obreros, banderas sucias, alguna escopeta, rifles calibre 22, y el cielo cruzado por los absurdos aviones, mochos, que yo les adjudicaba a los terrestres.Una gran aventura que no tendría desenlace.
Germán ideaba un final cuando se detectara la "debilidad" Antarte, que entonces diera lugar a la verdadera, organizada resistencia.

No sospechaba que ellos tomarían antes el Poder y mucha gente quedaría dispersa, por eso me decía, ya no se si él o el Coya: "cuando ganemos..."
Tuve en mi vida la suerte de ilustrar historias de dos grandes escritores: Osvaldo Lamborghini y Germán Oesterheld.
Fui amigo de los dos.
Pero no nos juntamos nunca. No se conocieron. Sin embargo nos sentábamos en los mismos bares, nos preocupaban sucesos parecidos, y algunas ilusiones nos eran comunes.Con Osvaldo hicimos ¡Mark!, allá en los '70.

Tira de la Guerra de los Antartes digitalizada del diario; puede verse al autor:un seudónimo más de Oesterheld.

Con Germán una punta de adaptaciones de grandes filmes para Canal TV, Sargento Kirk y Sherlock Holmes para Billiken.Hasta que me propuso, en el '74, la guerra de los Antartes.

Fue en un restaurante de Corrientes y Callao: Zumbier,escalope a la Viena y Suter de por medio.
La historia me entusiasmó pues conservaría, por primera vez, originales y derechos, condiciones que por esos años no eran nada habituales.
Ya nos conocíamos por las colaboraciones para Editorial Atlántida, pero la tira nos concedió mas confianza entre el fragor de la producción.
Era empeñoso. Nunca logré más de una semana de adelanto, eran tiras dobles y elegí un gran tamaño al diagramarlas. Era mi oportunidad, y quería "meter todo" en ese espacio. Hasta la técnica cambié promediando el relato: incorporé una media tinta para indicar el deterioro de la zona en resistencia.Me alejé en todo momento del concepto "ciencia ficción"; nunca me gustó dibujar máquinas y a aquél género jamás pude aceptarlo del todo.
Lo que me atrajo fue dibujar gente metida en una situación límite, que no se entregaba, que se organizaba para rechazar la prometida "magnanimidad Antarte" en la que ninguno creía. que no soportaba la siniestra negociación terrestre: el Cono Sur como objeto de cambio.
Algunas soluciones, a lo largo de los años, se me antojan pueriles:los pantalones a media pierna, los aviones-moscones, aquellos camiones de diseño improbable, pero veo, todavía erguida, una gran emoción relatada en cuadritos, una muestra clara de la dimensión que cobra un trabajo hecho con rabia y con miedo, porque eran tiempos difíciles, durísimos, impuros, y quien más o quién menos, caminábamos con una culpa intangible por aquella Buenos Aires.
Germán dividía su tiempo, construía la historia como comía su Felipe: de a pedacitos, a veces apoyaba la cara en la mano, como pensando, pero dormía.

Era apasionante mover esos personajes, encontrarlos y desencontrarlos;"presentar" esa realidad nos hubiera hecho realizar otras ciento y pico de tiras ya que él era un maestro para subrayar situaciones de gran interés, con aquella escritura ominosa y simple.
De paso, una tarde calurosa hasta lo tuve en la tribuna del Padock de Palermo, desde donde vimos a Jara ganar por el pescuezo una carrera imposible. Él había entrado con aire crítico, como si fuera un antro de perdición.
Después todo se aceleró, clausuraron el diario, me tomé un tren a Rosario creyendo que era un confin y a él lo perdí de vista.
Hasta que me llamó y nos citamos en un bar, de esos que después desaparecieron. Al entrar no lo conocí: se había dejado crecer un bigote que no le cuadraba... Convinimos en que yo me haría pagar sus colaboraciones de una editorial y le entregaría el dinero en algún boliche. Almagro, Belgrano, Palermo, sus razones, sus desvelos, y tal vez su miedo sobre la fórmica, una clandestinidad injusta porque se lo veía hogareño en aquella casa de Beccar junto al perro que tenía, tan despeinado como el jardín.

Algunas veces, distraído, me parece verlo, que me extiende la mano de apretón desmesurado, que planeamos un final, aunque sea pura ilusión, y que él me invita a un paseo por esta ciudad tan cambiada...pero no, no está más, estos son otros tiempos, tiempos de democracia, que es como decir:
"Es cierto, Germán. Ganamos".
"Sólo a placé, pero ganamos".
Gustavo Trigo
---------------
Algunos datos biográficos: A fines de la década de 1970 Gustavo Trigo se estableció en Italia, tuvo otra hija, trabajó para importantes editoriales de la península mientras seguía publicando en su tierra a través de Editorial Columba.Su hijo Julián, residente en Nueva York, en los años noventa se destacó como artista presentando muestras en grandes ciudades de América (San Pablo, Virginia, Washington, Nueva York, México y Buenos Aires), y de Europa (París, Estocolmo, Oslo,Amsterdan y Londres), en museos y galerías de arte. Gustavo Trigo regresaba al país cada tanto para visitar a su familia,en especial su madre. Gustavo fallece hace diez años ya, en la ciudad de Roma, un 28 de julio de 1999. Se lo recuerda desde entonces en su Carcarañá natal y en el momento exacto en que cualquier lector de historietas de aquellos años, vuelve a abrir alguna de esas viejas publicaciones (o simplemente piensa en él) y se reencuentra con su dibujo vigoroso, cargado de detalles para las cosas minúsculas como puede ser una baranda externa de un edificio, de esos de N.Y. Un dibujo que podría tal vez haber sido más perfecto si no hubiera trabajado tanto, si,como le pasaba y decía de si mismo Lucho Olivera: "hubiera podido tener más tiempo para pensar cada cuadro, cada secuencia". Gustavo Trigo será recordado por "Mark!", para la revista "Top!", por la Serie Negra para Tit Bits, por el "Sargento Kirk" de Billiken, por las incontables de vaqueros para Columba, por "Ted Marlow", por "La guerra de los Antartes", por "Maura Vuela", donde hacía también el guión...
Nota: Se agradece a Marcelo H. Piñeiro por facilitarme la foto de Gustavo Trigo con que se ilustra el comienzo de esta nota.

9 comentarios:

  1. Excelente Felipe, muy bueno poder leer este texto de Gustavo Trigo y más aún, conocer más de un artista que un apreció a través de sus obras.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Es interesante, me parece, poder leer ambos textos:el original y el publicado, compararlos y sacar conclusiones...
    Gracias Neto por escribir siempre.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto, el texto finalmente editado está "pulido" como para ser publicado -en aquel momento, en aquel contexto-, y como vos bien decís, se llevó parte de la frescura del texto original.
    De todos modos, más allá de la comparación, la "enciclopedia temática" nos sigue brindando estas perlitas, gracias a tu búsqueda incansable.
    Feli, gracias una vez más!

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias Marcelo por seguir este blog!.
    Acabo de ver que se ha sumado a este sitio una excelente ilustradora y reconocida dibujante de historietas, Martha Barnes, asi que le doy la bienvenida desde acá y prometo subir una nota sobre su trabajo ya mismo y más adelante hacerle una entrevista. Marta (o Martha, como firmaba) para quien no la conociera es una de las primeras mujeres dibujantes de historietas del país.Talentosa y única.
    ¡Bienvenida, Marta!

    ResponderEliminar
  5. Que grande Trigo! que emcoión y que intensidad hay en sus textos! Hace poco leí parte de esto en la edición de los Antartes de Emecé que compré una mañana y entre mate y mate me la devoré casi sin respirar.
    Mañana empieza la Expo Cómic en Madrid así que veremos si encontramos buenas cosas para leer y escuchar!
    un abrazo desde el otor lado del continum jeje!

    ResponderEliminar
  6. Insisto en las diferencias. Siempre prefiero un texto crudo a uno pasteurizado...
    son gustos.
    saludos, Diego D80!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es necesario poner Oesterheld para que se sepa que Germán es él? Creo que todos los que leen la nota, saben a quién se refiere, cuando dice Germán... esto me indica que el editor, el que "pasteurizó" la nota, no tiene idea de quién es el público que leerá el libro.

    Impresionante nota. Fresca y necesaria.
    Gran labor la que hace Felipe.
    Publicar la verdad. Publicar el sentimiento que pone Trigo en sus palabras. Publicar lo que se comieron en la versión oficial.

    Inteligente término el que le aplicás a la depuración. "Pasteurización" de la nota... JA!!

    Un abrazo,
    Marcelo

    ResponderEliminar
  8. Yo fui ayudante de Gustavo cuando dibujaba esta tira. Recién empezaba y apenas si le borraba el lápiz o hacía los recuadros. Trigo era un artista pleno, eso era lo que le daba tanta profundidad a su trabajo, ponía el alma en lo que hacía y demostraba todo el tiempo un enorme respeto por Germán.
    Mucho tiempo después supe de su muerte y lamenté, como siempre me pasa, no haber hablado más con él. Gustavo fue el que me dio el primer empujón y me presentó a la Editorial Columba donde empecé mi escasa (para mi gusto) carrera como dibujante de historietas.
    Mi respeto perenne para Trigo

    ResponderEliminar
  9. Gracias Miguel por tu comentario, espero que nos transmitas más de tu trabajo porque nos merecemos todos esas vivencias. Incluídas,claro está, las vividas junto a Trigo.
    Gracias desde ya porque descuento que esas anécdotas las compartirás.Acá estamos para darles difusión a las habilidades de los artistas y a su recuerdo cuando ya no están.
    Bienvenido y escribinos por favor,más seguido.

    A Marcelo: ¿qué te puedo decir mas que gracias por apoyar este blog?
    Ah, si, que la persona que me pasó la nota escrita por Gustavo Trigo me pidió que no la difundiera enseguida, que esperara un tiempo. Es claro: faltaba poco para que saliera el libro con la version "pasteurizada"(jejeje).
    Esperé exactamente diez (10) años, ahora la doy a conocer. Pensaba que había que publicarla.Y que el tiempo transcurrido es suficiente.

    ResponderEliminar