Actualizaciones:

Este Blog te ofrece cada tres días una nueva nota, con material original, escrito y producido en su totalidad por el equipo de Rebrote.



Escribí aquí debajo el tema o autor que estás buscando en este blog.

lunes, 6 de mayo de 2013

Minilibros de García Ferré: Leandro Sesarego en las tapas y Juan Arancio en el interior

Recordando aquellas microgotas semanales de cultura literaria universal que curaban de la ignorancia a cualquiera:

Los MINILIBROS de GARCÍA FERRÉ

En aquellos años setenta de inicios de la década, las revistas de historietas de Larguirucho y las de Hijitus adosaron un plus a su contenido humorístico: la entrega gratuita con la compra de cada ejemplar de un libro de la colección de obras de la literatura universal.Posiblemente con adaptaciones de Publio A. Cordero, los niños de entonces nos vimos sumergidos en la lectura de estos hermosos-y muy resumidos- libros de la mejor literatura de aventuras, con algunas joyas increíbles. Y los clásicos de siempre,autores como Salgari,Verne, Conan Doyle,etc. Estas son algunas de las tapas de esos minilibros, traídas a Rebrote desde mi colección particular, guardadas con amoroso afecto por mi,han sobrevivido cerca de 5 mudanzas,un matrimonio y dos hijos curiosos que han leído algunos de ellos y-como yo en esos años setenta-han jugado con ellos.

Porque la portabilidad del librito,sumada a la belleza de los colores y las ilustraciones de Leandro Sesarego,más la calidad de la pluma de Juan Arancio para los dibujos internos han sido un gancho para atraer a más de un lector desprevenido.Este producto terminado, minilibro, es de agradecerle a García Ferré, el editor de Anteojito, por siempre y para siempre sin exagerar.
Como curiosidad dos cosas: la primera, que las tapas se continuaban en la contratapa con buen criterio, para completar el diseño y ampliar la visión de la imagen central.
Segundo, que hubo dos tapas distintas, en dos minilibros idénticos de la editorial y similares en cuanto a diseño, pero para otros contenidos, es decir que fueron dados a conocer al público lector fuera de la colección. Uno salió por el día de la Independencia y el otro por el cruce de los Andes con San Martín al frente. Estos salieron junto a la revista Anteojito. De ahí la carita de ese personaje dentro del círculo,pero ahora de otro color. Fíjense en las contratapas: allí estaban en un círculo las caras de los personajes que entregaban cada libro. En unos estaba Larguirucho, en otros Hijitus.Los minilibros salían uno cada semana,así, se intercalaban dos de cada revista por mes.Ejemplo: el 1 del mes salía Larguirucho, el 7 Hijitus, el 14 larguirucho,etc. Ahora que ha pasado tanto tiempo, tal vez estemos en condiciones de revalorizar esos intentos periodísticos,sí, con fines comerciales, también,pero cargados de una sana inclinación por la divulgación y la enseñanza masiva. No olvidemos que en esos años no existían Internet ni juegos electrónicos ni tantas cosas que hoy acercan a los niños la posibilidad de conocer, de contactar con la llamada "cultura". Y si de cultivar a esos niñitos de entonces se trataba,qué mejor que hacerlo con entretenimiento, con hermosos textos, con coloridos y extraordinarios dibujos. Las portadas de Sesarego, por ejemplo, además de la perfecta anatomía tienen una composición donde el personaje de turno, "narra" casi con su sola postura parte o el significado mismo de lo que se cuenta adentro.Observen por favor como se desarrollan las situaciones centrales de cada libro entre la portada y la contratapa.Cuando un intento editorial como este se cristaliza y perdura uno tiende a pensar en que en esos años,la creatividad y el ingenio se aunaron para desarrollar un estilo de comunicación tan sencillo como eficaz, tan simple como perfecto.Tan entrañable,que muchos al leer esto lo recordaran con emoción. Mi pequeño homenaje a estos creativos, tan pequeño pero sincero y bueno como estos "minilibros". 
Felipe R. Ávila 





6 comentarios:

  1. Destaco dos cosas, la gran contribución a la literatura, a la difusión de la lectura, que han significado esos minilibros. Incluso recuerdo que Anteojito salió una adaptación de la Iliada y La Odisea.
    Y que hayas tenido la idea de guardarlos cuidadosamente. Felicitaciones por esto.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen recuerdo Felipe.
    Algunos de estos minilibros los tengo perfectamente en mi memoria.

    Por ejemplo el de San Martín, el del Dr Jekill, el de Tartarin de Tarascón (que me intrigó tremendamente su raro título) Sandokan, el Escarabajo de Oro, El Fantasma de Canterville, Ivanhoe...

    Los recuerdo por tenerlos, por leerlos y por guardarlos, hasta que me sentí "grande" y decidí regalarlos, tirarlos, vaya uno a saber qué más.

    Tenía un amigo, tal vez mi primer "mejor" amigo, dado que nos juntábamos antes del Jardín de Infantes a jugar en las veredas de Perú entre México y Chile, que ahora volví a encontrar virtualmente en Caralibro. Vive en México y está laburando en las embajadas argentinas. Este producto de la escuela pública, (Se llama Javier) exalumno del Victoriano Montes (Perú al 900,donde fuimos compañeros) del Nacional Buenos Aires y la UBA, fue uno de los tipos más inteligentes que conocí, ya en la primaria leía el diario, no se perdía una Anteojito y cuanta historieta podía encontrar. Este tipo, de familia muy humilde, fue el que me metió en la Biblioteca Nacional de México y Perú, y era fanático de estos libritos. Yo compraba por ese entonces tanto la Anteojito como la Billiken y pasaba por alto los libritos. Y recuerdo perfectamente como me retó diciendo que como no iba a leer esos maravillosos cuentos. Yo por el sólo hecho de emular o competir con mi amigo, empecé a darles bola. Y la verdad que algunos me encantaron. Fueron puerta de entrada a versiones originales y a otros relatos de los mismos autores.

    La verdad es que me trae hermosos recuerdos.

    Un gran abrazo,
    Marcelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcelo, gracias por comentar!
      No podría agregar nada a lo dicho, sobre todo los últimos párrafos.

      Eliminar
  3. No conocí esta serie de los "minilibros". O yo era muy chico, o en casa se compraban las Billiken o yo estaba vivendo en otro país, pero no sabía de esto. Me encantó esta nota. Felipe: gracias que los guardaste y que han podido sobrevivir a cuanta mudanza y matrimonio viviste, ya que son dos de los factores que más erosionan colecciones privadas.

    Hay títulos que jamás había leído, por ejemplo El Capitan Fracasse, el Cocodrilo, o la versión de Romeo y Julieta por Mateo Bandello (¿?).

    Qué buen recuerdo, qué bien hace traer esto al presente.

    No sé cómo leen los chicos, pero en la feria del libro he visto miles y miles de libritos como estos, con los clasicos de siempre. Por mas TV, internet y play stations, los chicos siguen leyendo.

    Un abrazo!
    Jorge PP

    ResponderEliminar
  4. Hola. Estoy interesado en conseguir/ comprar los siguientes libritos: Robinson Crusoe
    La Isla Misteriosa
    Robin Hood
    Las Aventuras de Tom Sawyer
    El Pie de la Momia
    Aventuras de un Soldado de Napoleon
    El Amo del Mundo
    Capitan Fricasse
    Los Misterios de Paris
    Morgan el Pirate
    Escuela de Robinsones
    Un Disparo Memorable
    El Caballo de Ebano
    El Documento Rebado
    Rip Van Winkle
    El Desenterrador
    El Amigo de la Infancia
    Lara
    El Robo del Elefante Blanco
    La Tormenta de Nieve
    El Ruisenor
    La Aldea de los Muertos
    La Estrella del Sur
    Los Naufragos del Spitzberg
    William Wilson
    Habul Hasan del Dormido Despierto
    Leyenda del Legado del Moro
    Garduno
    Pesadilla Grotesca
    El Ahijado
    Tio y Sobrino

    Pueden ustedes conseguirlos o conocen quién pueda ternerlos?. Mi email es: Luis.venosa@gmail.com Gracias.

    ResponderEliminar