Actualizaciones:

Este Blog te ofrece cada tres días una nueva nota, con material original, escrito y producido en su totalidad por el equipo de Rebrote.



Escribí aquí debajo el tema o autor que estás buscando en este blog.

Cargando...

viernes, 24 de julio de 2009

Las VERDADERAS historietas MÁS ANTIGUAS




Prensa amarilla y velocidad de “desinformación”
"LA HISTORIETA MÁS ANTIGUA NO ES LA PRIMERA"
(Ensayo)
Anticipo de un trabajo más extenso actualmente en elaboración.


Generalizado a toda la prensa sensacionalista, el término "amarillismo periodístico" está identificado con el mensaje de un diario norteamericano y la tira humorística que se publicaba en el mismo, llamada "The Yellow Kid". Muchos la consideran como la primera historieta del mundo, aunque en realidad no lo es. Se trata de un paradigma más del bombardeo informativo al que estamos sometidos diariamente, que nos impide prestar atención a lo que leemos, vemos y escuchamos y, en definitiva, a conocer la verdad. Aquí te la mostramos, cuadro por cuadro.

Existe una natural predisposición cultural en todos nosotros a convalidar, a dar por bueno y correcto, lo que leemos impreso o lo que escuchamos a través de algún medio de difusión. Hay, de hecho, un aura de prestigio y de razonable credibilidad en ellos, sustentada en una imagen que han formado de sí mismos y que, por supuesto, nosotros, como receptores de esa información, hemos contribuido a acrecentar. No significa esto que debamos dudar de la totalidad de los datos que recibimos, sino de la necesidad de detenernos a prestar atención a lo que leemos o escuchamos. Vivimos a mil por hora y se nos informa "con velocidad"; prestar atención implica aminorar la velocidad de "desinformación".
Así, se pueden encontrar afirmaciones rotundas sobre hechos que podrían ser fácilmente verificables si antepusiéramos lo que se dice a lo que creemos o queremos escuchar. Desde ya que lo que se nos comunica no siempre es correcto, es decir que nos encontramos, como receptores que somos, con información retaceada y a veces disfrazada, estructurada de forma tal que condiciona en nosotros determinadas respuestas (lo de creer escuchar o leer algo determinado en vez de discernir sobre el mensaje recibido). Por ultimo está la verdad, la simple y sencilla cantidad de datos que conforman información y que se atienen a la realidad.
Alguien dijo alguna vez que si todos los diarios de Estados Unidos publicaran en primera plana que su presidente ha muerto, a éste le sería muy difícil demostrarle y hacerle creer a la gente por la calle que está vivo, que lo que se dijo no es cierto.
Existe el Poder de la Información, del que hablaba Parsons. Ese "yo sé de ti lo que tu no sabes de ti mismo". Y existe una aceptación cultural en nosotros, Occidente, hacia todo lo que esté barnizado de tecnología. Es más vivo que lo vivo y es más cierto que la verdad lo que se dijo por radio, lo que se leyó en el diario, lo que se vio en televisión o en Internet y hasta ese garabato que quiere ser una firma cuando lo acompaña un sello, aunque sea indescifrable.
En los límites de la desinformación ronda la exageración del amarillismo periodístico. Este término se ha generalizado a toda la prensa sensacionalista, por identificación entre el mensaje de un diario de estas características que lo emitía y el personaje humorístico vestido con un largo camisón amarillo que se publicaba en el mismo. Este diario era el "Morning Journal", del magnate William Randolfh Hearst, y el personaje era el pibe amarillo, "The Yellow Kid". Creado por Richard Felton Outcault, había aparecido originalmente en las paginas del "World" de Pulitzer, el 5 de mayo de 1895 bajo el título "At the Circus in Hogan's Alley" y el 5 de enero de 1896 se imprime el color amarillo por primera vez en su camisón. La popularidad del personaje crece y pasa entonces al diario de Hearst. Aunque "The Yellow Kid" es considerada la primer historieta del mundo, no lo es.
Es un caso paradigmático de lo antes mencionado: la velocidad de desinformación. Estados Unidos hizo, tanto del cine como de la historieta, una industria: ha multiplicado el "producto"; pero a partir del acrecentamiento de sus posibilidades creativas y comunicacionales, ha conseguido en tantísimas ocasiones, verdaderas obras de arte. Pero lo que no logró, aunque muchas veces lo hayamos leído "con velocidad", es crear ni el cine ni la historieta. Definitivamente, "The Yellow Kid" no es la primera historieta del mundo.

Hecha la salvedad de las
"protohistorietas", antecedentes prehistorietísticos, la sucesión de imágenes que narra una historia es historieta en cuanto el soporte sea papel y la tinta sea la que imprima la imagen que guionistas y dibujantes crearan. Hago esta salvedad porque suelen verse murales con cuadros gigantes que nos llevan mentalmente a la idea de la historieta, pero no lo son.Son murales, son pinturas en paredes,que evocan historieta. Son paredes pintadas, del mismo modo que uno no confunde un mural con una arquigrafía (una especie de mural pero donde lo pintado hace referencia explícita e indudable a lo que hay detrás de la pared, en el interior; el mural en cambio puede no tener nada que ver en su imagen con lo que está debajo o atrás). Una cosa es un mural, aunque se evoque una historieta. Tampoco, según esta mi forma de ver, serían historietas las publicidades que hacen referencia a un personaje o muestran alguna secuencia,ellos son carteles o son posters o afiches.Es otra cosa. Son piezas gráficas si se quiere, ABSOLUTAMENTE DISTINTAS a lo que la historieta. Del mismo modo, muchas veces se evoca algo, es decir se metaforiza, se hace mención o se nos lleva a pensar en algo...sin que eso esté ahí. Por eso, y según este criterio, no serían tampoco historietas esos cuadros de Goya o de otros pintores que en la sucesión de su observación, es decir mirando uno al lado del otro, nos brindan una secuencia. Son en realidad pinturas, cuadros, la representación plástica de un cuadro con una escena que enlaza a otro cuadro y así. Pero en la totalidad NO CONFORMAN HISTORIETA. Son otra cosa.Son cuadros.Y aquellos ejemplos anteriores: paredes pintadas, carteles,afiches. Pienso ahora en el Arte Pop de Roy Lichtenstein como el mejor ejemplo: no eran historietas, eran cuadros con ampliaciones a tal punto que se veía la retícula tramada de impresión.Eran cuadros EVOCANDO LA TECNICA Y A LA HISTORIETA.



NO ERAN HISTORIETAS.
Por eso para mi es historieta como decía más arriba cuando existe la secuencia,etc,etc, pero impresa en tinta sobre papel.Podríamos agregar la historieta que puede verse en la pantalla de una computadora en forma íntegra, página o tira completa. Donde lo visto no cumple otra función más que la de servir a la narración. Además, salvo las historietas hechas directamente en la computadora, la mayoría son realizadas en el papel y luego digitalizadas. es decir, otra vez: tinta...sobre papel.

Está claro que esta definición no recorta las posibilidades creativas: los originales pueden realizarse con cualquier técnica deseada, pero luego vendría la etapa de pre-impresión con la confección de películas y planchas y luego sí, finalmente, la impresión. Allí, la tinta sobre el papel nos daría la historieta, siempre y cuando se conjuguen un par de elementos característicos: la narración secuencial y la palabra junto con la imagen. (*). Esto no ocurría en "The Yellow Kid" sino hasta el fin del año 1896, donde aparecen viñetas y el característico "ballon", o globo donde está escrito el texto. Al comienzo, el mismo aparecía en el camisón del personaje.


LAS VERDADERAS PRIMERAS HISTORIETAS HECHAS EN EL MUNDO.
Bastante antes que el pibe amarillo, en 1865, aparecía una "tira" humorística de gran aceptación popular en Alemania: "Max und Moritz", de Wilhelm Busch. Son los típicos niños traviesos que, en virtud de la simpatía del público hacia ellos, movió años después (1897) a Hearst a pedir a un joven dibujante de su diario la "creación" de un nuevo personaje. Así nació "Ach, Those Katzenjammer Kids", luego conocidos en el mundo como "Los sobrinos del Capitán". Se cita comúnmente a Yellow Kid por el uso del "globo" con texto, pero ya en Inglaterra aparecían pequeños ejemplos en las revistas "Chip" y "Comic Cuts" (1890) y anteriormente (1884-6), "Ally Sloper" de W.G. Baster.
Posiblemente sea "La Famille Fenouillard" (1889), de George Colomb, un dibujante francés que firmaba "Christophe", una de las historietas más antiguas conocidas, que no es lo mismo que decir la primera.




Pero si uno quiere ser preciso, hay que remontarse a las tiras y páginas realizadas por el suizo Töpffer (31/01/1799-08/06/1846) para encontrar las primeras y verdaderas historietas.Pueden verse ejemplos adjuntos en este sitio.




Nombremos precursores:
Rodolphe Töpffer publicando "Historie de Mr.Vieux-Bois" en 1827.
Amédée de Noé ("Cham"): "M. de Vertpré", 1840.
K. Braun y Wilhelm Busch: "Munchener Bilderbogen", 1845.
Gaspard-Félix Tournachon ("Nadar")con la historieta "Vida pública y privada de Monsieur Réac", de 1849.
Gustave Doré: "Désagréments d´un voyage d´agrément", en 1851.
Gustave Doré: "Historie de la Sainte Russie", 1854.
Steinlen: "Le Chat et la grenouille", en "le chat Noir" de 1877 a 1888.
Caran D´ache: "La dame blnche vous regarde", en "le Chat Noir".
George Colomb ("Christophe"): "La famille Fenouillard", en "le petit francais Ilustré", 1889.
Emily de Tessier ("Marie Duval"): "Some of the mysteries loan and discount", en "Judy", año 1867.
W.G.Baxter: "Heads of the people", en "Ally Sloper´s Half Holiday", 1886.
Christophe: "Le Sapeur Camember", en "le petit francais Ilustré", enero de 1890.
A. Chasemore: "Ally Sloper´s half Holidfay", 1890.
W.F.Thomas: "Arrest of Sloper",idem anterior, año 1890.
A.Gary: cubierta de revista "Funny Cuts" Nº45, (ver imagen adjunta en una próxima entrada de este blog), 1891.

(*) Esto es livic o historieta: tinta sobre papel, para mostrar una narración en imágenes en forma de secuencia, con o sin signos escritos, pero imagen secuenciada. Cualquier otro ejemplo anterior en otro soporte, por caso piedras de una caverna, cuadros de pintores que colocados juntos se visualizan como secuencia, etc, no cumplen esta definición, la más precisa y exacta. A veces se confunde la gente al advertir en piezas de carácter publicitario o en imágenes trasladadas a otros soportes - en vez de papel, la tela de una remera por ejemplo – elementos cuasi historietísticos: un dibujo en un cuadro o dos seguidos, un signo u onomatopeya ampliado, etc. Pero esto no es historieta. Son elementos sacados del contexto para otra aplicación. Tal vez signos en su dualidad de concepto e imagen acústica. Es como si uno por escribir un graffiti –un texto breve sobre una pared- dijera que ha realizado una obra de la literatura. Sólo será un buen o mal ejemplo de texto escrito, según el caso, y siempre será, eso si, un producto cultural.

Felipe R. Ávila

Nota publicada originalmente en la revista Bancarios del Provincia Nº 563, julio 1994.Se le han efectuado algunos agregados y breves retoques (como lo de Internet) para actualizarla.
Bibliografía utilizada:
"Histoire Mondiale de la bande dessinée", varios autores, Pierre Horay Editeur.

3 comentarios:

  1. Qué gran calidad en los informes Felipe, otro tema del que no había leído nada. Me venís ilustrando de una manera bárbara y me parece fantástico.
    Muy buenos los temas, te repito.

    Ahh algo loco, las actualizaciones de tu blog aparecen con fecha de la semana pasada.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, estimado Neto. Me doy cuenta ahora del tema de las actualizaciones.Es culpa mia: comienzo un tema y lo guardo en borrador(ahora mismo tengo diez (10) sin terminar y tal vez lo haga en un mes) eso debe ser: sale con la fecha original en que lo guardé.
    Voy a ver como corrijo eso, pra evitar el error.Muchas gracias por leer con atención estos trabajos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Felipe.
    Aunque nadie duda que el cine no fue creado por los Estados Unidos, sí hay muchos que creen que la primera historieta (si es que hubo una primera historieta!) fue el Yellow Kid.
    Bueno, creo que la culpa no la tiene el pobre amarillo, tan agredido por el impresentable Horrie. Creo que él fue usado por la "posteridad" como bandera.
    Un abrazo,
    Marcelo

    ResponderEliminar